Tienda la Madrileña en calle Arenal

Tienda la Madrileña en calle Arenal

Se trata de un establecimiento comercial dedicado a la venta de fiambres, embutidos y comestibles.Se trata de un establecimiento comercial dedicado a la venta de fiambres, embutidos y comestibles.
Tiene acceso directo por la Calle Arenal y se desarrolla en dos niveles, esto es, planta baja y sótano.
Cada una de las dos plantas tiene una superficie construida aproximada de unos 61,56 m², totalizando ambos niveles una superficie de 123,12 m². La atención al público se produce en planta baja, mientras que en la planta de sótano se ubican elementos de servicio del establecimiento, tales como las cámaras frigoríficas y dos aseos para los empleados.
Interiormente, el local no presenta ningún elemento arquitectónico de calidad. Destacan únicamente dos columnas de fundición, que actualmente están enmascaradas por los muebles de la tienda y el falso techo de escayola.
El sótano queda definido por cuatro espacios abovedados, que apoyan sobre los muros laterales y un machón central. Esta planta ventila a través de unos respiraderos situados en el escaparate de la tienda.
Ambos niveles están comunicados por una escalera y un montacargas, que actualmente están fuera de normativa.

Es intención del propietario actualizar tanto el interior como el exterior de la tienda. No se pretende cambiar el uso del local, ni de las plantas. El local sufrirá una reforma total a nivel de planta baja y sólo de acabados en la planta sótano.Es intención del propietario actualizar tanto el interior como el exterior de la tienda. No se pretende cambiar el uso del local, ni de las plantas. El local sufrirá una reforma total a nivel de planta baja y sólo de acabados en la planta sótano.
Las actuaciones principales que se proponen son:
Exteriormente, recuperar la integridad de los dos huecos de fachada que conforman el escaparate de la tienda. Se pretende que ganen su primitivo ritmo vertical dentro de la fachada del inmueble y que se lean independientes el uno del otro. En la actualidad están unificados por un elemento publicitario y recercados por cornisas y molduras, que desvirtúan su proporción original.
Se limpiará la fachada de las molduras sobrepuestas y se dejarán vistos los machones de granito. Los huecos se resolverán con una carpintería de acero tipo perfrisa lacada en negro, en la que se integrarán los elementos que oculten el cierre y la ventilación de la planta sótano.
Interiormente se quiere descubrir la totalidad del espacio interior de la planta baja, para lo que se propone desmontar el falso techo y las mamparas de aluminio existentes, que compartimentan el local. Se  recuperarán a la vista las columnas de fundición.
Se sustituirá la escalera interior que comunica los dos niveles de la planta, ya que no se adapta a la normativa vigente. Presenta varias deficiencias, pues a ella se accede a través de una trampilla, presenta un desarrollo de 20 cm de contrahuella y 26 cm de huella, y los peldaños carecen de tabica, con lo que están prohibidos para evacuación ascendente. En el proyecto, se intenta aprovechar el hueco actual para situar una nueva escalera que corrija los defectos anteriormente expuestos.
Se cambiará el aparto elevador actual, sustituyéndolo por una plataforma hidráulica que funcione como montacargas para mercancía.

Info

  • Proyecto : 2002
  • Estado: Construido
  • Localización : Madrid